7 KPIs para una gestión de stock eficiente

7 minutes to read

Desde el punto de vista del proceso logístico, es imposible mantener la operación sin apoyo y sin información del área de almacén. Por ello, la gestión eficiente de stocks adquiere un carácter estratégico, factor que es reconocido por los profesionales que trabajan en el área.

Este es un escenario en el que los errores y los recursos mal administrados pueden causar daños a la organización y dañar la relación con el cliente. Para que esto sea posible, existen algunas formas de realizar un seguimiento más cuidadoso y confiable, y una de las mejores es el uso de KPI de stock.

Comprender un poco más sobre estos indicadores es muy importante para desarrollar un plan dirigido a optimizar el flujo de mercancías de la empresa. Pensando en ello, hoy vamos a hablar sobre los 7 mejores KPI a seguir para que logres grandes resultados. ¡Revisa!

Indicadores de gestión eficiente de stock

En el mundo empresarial, los KPI (o Key Performance Indicator, en inglés) son la representación de Indicadores llave de Desempeño. Este concepto es fundamental para la gestión de cualquier negocio, ya que permite medir los factores que realmente importan, de ahí el uso del término “indicadores clave”.

Los KPI se pueden utilizar para evaluar la productividad, la calidad y la capacidad productiva. Además, es importante comparar los resultados obtenidos con las metas del área para identificar desviaciones y cuellos de botella en el proceso. Para demostrar cómo funciona en la práctica, hemos enumerado los principales indicadores relacionados con la gestión de inventarios para que pueda conocer más sobre sus resultados.

1. Resuministro

El punto de resuministro es uno de los indicadores más importantes para cualquier emprendedor. Conocido como PR, se basa en una evaluación de la demanda diaria de un material determinado y la duración media del ciclo de actividad.

Suponga que, en promedio, se venden 10 unidades de un producto por día: al final de la semana, se necesitarán 50 unidades para cumplir con los requisitos de los clientes. Este indicador permite una planificación de inventario más precisa, buscando siempre evitar la falta de mercadería.

2. Reabastecimiento

Los stocks vacíos provocan la pérdida de nuevos clientes y la dificultad de mantener los antiguos. Por lo tanto, el gerente debe saber cuándo debe realizarse el reabastecimiento de combustible porque hacerlo temprano puede provocar la pérdida de productos; dificultad para optimizar el espacio de almacenamiento y aumento de los gastos de control y seguridad.

Siempre tenga en cuenta que el indicador de reabastecimiento debe ser su aliado para una recarga oportuna. A través de ellos, es posible entender qué debe o no debe suministrarse y cuándo puede ocurrir. Un buen consejo es monitorear a sus proveedores para ver si pueden satisfacer su demanda.

3. Rotación de stock

La rotación de stock es un análisis de la rotación: cuánto tiempo ha estado cada producto en el estante y con qué frecuencia debe renovarse. La idea es entender qué productos son los más y los menos buscados para planificar formas de incrementar estas tarifas, permitiendo desarrollar la logística con más competitividad.

Imagine una empresa de construcción de referencia que vende botes de pintura. Al hacer este análisis, el gerente observa que la producción de pinceles está por debajo de la media: luego puede ofrecer ventas agrupadas, mayores descuentos por la compra de materiales juntos, etc.

4. Tasa de retorno

Este es uno de los indicadores entre los KPI para la gestión de inventarios que garantizan el diferencial de los negocios. La tasa de retorno no es más que la cantidad de productos que, a pesar de ser vendidos, vuelven por algún motivo por logística inversa.

Para alcanzar el valor exacto, el cálculo se realiza dividiendo el número de artículos devueltos por los vendidos y multiplicando por 100, para tener el porcentaje de reversión. Idealmente, esta tasa debería estar cerca de 0, lo que indica la baja tasa de retorno. Así, el gestor puede planificar el tratamiento de productos de baja aceptación, pudiendo identificar las principales razones y actuar para solucionarlas de la forma más eficiente.

5. Precisión de los stocks

El objetivo del control de stock para una empresa industrial es garantizar la disponibilidad de:

• materiales para abastecer la línea de producción: en este escenario, el sector de compras actúa para asegurar que los insumos, piezas y equipamientos estén disponibles para cumplir con la planificación de la producción. Esto se debe a que la falta de materiales puede resultar en la interrupción del proceso y retrasos en el servicio al cliente; y
• productos a la venta: es la garantía de que la empresa puede atender a los pedidos de los clientes, ya que tiene los artículos listos para su envío y venta.

El análisis de este indicador está relacionado con el inventario físico y el control que se mantiene en el sistema de gestión. Para realizar su cálculo, es necesario contar todos los artículos en stock, registrando cuando la información coincide con el total en el sistema.

Es importante resaltar que este no es un indicador rígido, ya que es aceptable notar cierto nivel de desacuerdo con respecto a los pedidos devueltos o enviados en cantidades incorrectas. Lo más importante es identificar el origen de los errores para poder realizar las correcciones necesarias y evitar su repetición.

6. Ruptura en el stock

La ruptura en el stock ayuda a comprender la relación entre el departamento de ventas y el área de almacenamiento. Digamos que, debido a la falta de información disponible o una falla de comunicación, se vendieron más unidades de un producto de las disponibles en stock.

Este es un hecho que genera problemas para cumplir con los plazos de entrega y afecta negativamente la relación con los clientes. La fórmula de cálculo es bastante simple: simplemente divida la cantidad de artículos faltantes por el total de productos disponibles. El número obtenido se multiplica por 100 para generar el porcentaje de fallas.

7. Pérdidas en el stock

Incluso con diversas medidas preventivas y equipamientos para la manipulación de productos, los artículos aún se descomponen dentro del almacén. Los artículos dañados no se pueden vender porque comprometen el cumplimiento de los pedidos.
Cuando esto sucede, la empresa asume los costos de esa pérdida cuando no es posible recuperar los daños. La elevación de este indicador también puede deberse a pérdidas y robos durante el almacenamiento. Por tanto, es importante identificar las causas para mitigar esta situación.

Lograr una gestión eficiente del stock es un desafío para las empresas de todos los segmentos. Sin embargo, el análisis de KPI representa una solución para quienes buscan corregir problemas, como errores en el procesamiento de pedidos y retrasos en las entregas. Después de todo, todos estos elementos afectan la experiencia de compra del cliente.

Si quieres tener acceso a más contenido sobre la gestión de procesos logísticos, ¡sigue nuestras páginas en Facebook y LinkedIn para estar al día de las principales novedades del sector!

Posts relacionados

Deja una respuesta